Sesión 20

Seminario: Organización y desarrollo de las finanzas públicas

Las opciones de lectura para el martes 26 de octubre son:

  • Márquez (2005) en HJ2466 P42,
  • Aboites (2001)
  • Cárdenas (2008) en HC135 A5296.
Anuncios

26 Respuestas a “Sesión 20

  1. mauricio hernandez gayosso

    La lectura se centra en la época de 1920-1950 y de los cambios en el sistema tributario. Como fueron la creación de nuevos impuestos, el desarrollo de funciones fiscales inéditas, esto a su vez provoco un cambio en las relaciones entre la federación, los estados y los municipios. Esto como medio para buscar la modernización de las finanzas públicas del país, así como elevar la recaudación, alcanzar una equidad en la recaudación fiscal. Es importante ver que las condiciones de nivel de salario eran optimas para la creación de una nueva forma de recaudar impuestos, que seguiría hasta nuestros días como lo es el ISR en 1924-1924, en un inicio este impuesto aporto una enorme cantidad de recursos, aunque después se estanco en los años de la crisis en 1929. Así se fue creando un marco de sectores de donde hacienda conseguía grandes recaudaciones, siendo el comercio exterior el de más importancia entre 1925-1950 y que luego fue sustituido por los impuestos a la renta. Una vez que se comenzaron a instaurar nuevos impuestos, se sintieron algunos descontentos por parte de la sociedad sobre todo con el surgimiento de los impuestos directos.
    En mi opinión, la creación de impuestos forma parte de las bases para la creación de un desarrollo financiero y con esto la creación de nuevas inversiones, y fomentar el desarrollo del país. Pero esto solo es posible si existe un nivel óptimo en el nivel de empleo y en el nivel del salario pues de lo contrario no servirá, como nosotros lo hemos visto en la reciente crisis, donde el incremento de los impuestos, que buscaron el incremento del ingreso al gobierno, en realidad frena el nivel de calidad de vida para las personas.

  2. mauricio hernandez gayosso

    Siguiendo con el tema de la forma de desarrollo del sistema tributario del país, Aboites, nos brinda una visión de cómo era este sistema en la época del postporfiriato, caracterizado por la existencia de alcabalas. Las alcabalas, eran cuotas que los estados o municipios eran libres de establecer a algunos productos, sino es que a todos, para de esa forma obtener alguna forma de financiamiento. Esto nos refleja el marco económico en el que se encontraban en esa época algunos estados. Además de que también se puede observar que no existía ningún acuerdo por parte del Federal con los estados, para regular de alguna forma estas formas de recaudación. Como se menciona era una anarquía fiscal. Pese a varios intentos, no fue hasta 1971 cuando al fin se logro que los 14 estados que aun seguían manteniendo alcabalas las suspendieran. Esto en parte gracias a la creación del ISIM regulado por la SH y que vino a sustituir el uso del timbre, de igual forma se buscaba tener una especie de reforma fiscal, esto con el fin de mejorar la recaudación y la ya muy gastada relación fisco-causante, la cual se había desmoronado por los constantes casos de corrupción sobre las formas de recaudación. Como se menciona esta unificación fiscal ya había tenido diversos intentos de llevarse a cabo, pero aunque nunca se logro, si se mantuvieron algunos rasgos, como fueron los timbres, pero el autor plantea una serie de dudas de las cuales surge el ¿Por qué los estados renunciarían a sus alcabalas?, la respuesta es que después de tanto tiempo, el gobierno les prometió un nivel mayor de ingresos a cambio de que dejaran de lado sus nivel arancelarios, esto para buscar el libre mercado interno que a la larga se esperaba que favoreciera de una forma enorme el crecimiento del débil mercado interno.
    En mi opinión, esta lectura nos muestra una línea del tiempo, donde podemos ver cómo es que inicialmente con el fin de encontrar ingresos individualmente a nivel estatal, se establecen alcabalas, pero que con el tiempo el sistema de tributación fue cambiando, en la forma de creación impuestos directos e indirectos, y con el fin de lograr establecer un libre mercado interno, se busco por todos los medios suprimir ese individualismo fiscal para alcanzar un bienestar federal mayor. Aunque es sorprendente que fuera hasta el año de 1971 que estos aranceles internos desaparecieran. Bien sabido es el atraso que como nación tenemos y claramente se puede observar en nuestro sistema de recaudación que a su vez afecta diversas ramas como el comercio.
    Alcabalas Posporfirianas. Modernización Triburaria y Soberanía Nacional, Aboites

  3. AnDrEa PeRaLtA gOnZáLeZ

    ALCABALAS POSPORFIRIANAS. MODERNIZACIÓN TRIBUTARIA Y SOBERANÍA ESTATAL
    Luis Aboites Aguilar
    El Colegio de México

    Recordemos que este impuesto denominado como “alcabala”, fue fijado por una Real Cédula expedida en 1571 y por un Bando virreinal promulgado el 1º de noviembre de 1574, la alcabala era un impuesto sobre las ventas y los trueques, era una de las principales tributaciones que se generaron en la época virreinal; las cuales al parecer tuvieron una vigencia durante todo un siglo, subsistieron a lo largo de la época colonial y no obstante con los esfuerzos encaminados a la formación de un mercado libre perduraron durante el siglo XIX. “Las alcabalas subsistieron o reaparecieron durante el siglo XX y se convirtieron en un dolor de cabeza para las autoridades federales y sobre todo para diversos grupos de causantes”. Pero el fin de esta lectura, me parece, “trata de fundamentar la hipótesis de que las alcabalas del siglo XX, lejos de ser reliquia del pasado o expresión del conservadurismo de ciertos sectores sociales, son un producto moderno que se explica por el proceso de concentración de la riqueza tributaria en manos federales”.
    Con el ISIM (impuesto sobre ingresos mercantiles) se pretendía sustituir un impuesto federal por otro, también se trataba de que fuera el único en el sector nacional en el ámbito de las transacciones mercantiles”, lo que significaba para el gobierno federal un nuevo intento por ordenar y unificar el sistema tributario, para poder combatir el problema de la “anarquía” (concurrencia de diversas instancias de gobierno). Ya que durante la década de la revolución mexicana la desorganización y el caos que vivió la hacienda pública en el país en esos años retomo este tipo de gravámenes en el Estado de México, “en su gran mayoría los impuestos incluidos en la lista gravaban la compraventa, lo que en principio no necesariamente correspondía a una alcabala, a menos que se considerara que cualquier impuesto al comercio, incluido el federal (por medio del Timbre), también lo fuera”.
    “Por lo que el ISIM era un nuevo esfuerzo gubernamental por modernizar la hacienda pública por medio de la imposición del modelo fiscal liberal, es decir, el establecimiento de un sistema tributario uniforme, unificado y de carácter general que favoreciera el mercado libre a lo largo y ancho del territorio nacional”.

  4. zabdiel matinez bravo

    El autor Luis Boîtes Agilar, expone en el texto el sistema de alcabalas como forma de recolección tributaria, pasando por el análisis de por qué estas fueron mantenidas hasta 1971, y como un conjunto de dificultades tuvieron que ser superadas, a base de incentivos y castigos, en que fueran eliminadas de una vez por todas.

    Las alcabalas una vez instaladas fueron un éxito como sistema de recaudación antes del porfiriato, esto porque quitaban algunas dificultades fiscales que se tenían en la época. Durante el porfiriato se intento en eliminarlas, pero una vez en la revolución fue necesario retornar a ellas por cuestiones de especialización en el sistema hacen datario.
    Pero la encrucijada que implanta el texto es, ¿Por qué duraron tanto en el sistema tributario mexicano? Ya que a estas alturas imponían varios problemas, como la corrupción, el problema de recolección y, el más grande de todos, que eran un obstáculo a un comercio libre dentro de la nación.
    Este problema se resuelve al entender que los primeros esfuerzos en acabalas se dieron en 1948, pero los estados se oponían a participar, pues recolectaban mas con las alcabalas que lo que pudieran captar con el plan de ISIM, el cual era una forma de tributación para eliminar las trabas que implicaban las alcabalas, y aunque se acordó dar un porcentaje de lo recolectado a los estados estos no cedían, pues en estos momento la secretaria de hacienda era ineficiente en tanto la repartición de estos beneficios. Y aunque desde la constitución de 1886 prohibía estas clases de impuestos eran muy comunes.
    Pero también está la teoría de que fue una forma moderna de recolección, pues durante la reforma agraria y las leyes que apoyaban a Pemex se contrajo en parte la extracción tributaria, entonces esto era una manera de cobrar a comerciantes y población en general impuestos.
    Y no sería asta Echeverría que se tendrían las condiciones sociales, en el que el presidente podría de una vez por todas acabar con esta tradición, pues en estas fechas las alcabalas implicaron una perdida realmente notoria tanto para la industria como para el estado que era necesario encontrar una nueva opción, aunque yo creo que desde mediados de los 20’s cuando se lograría una estabilidad en el estado que pudo eliminarse, y tal vez es como Boîtes dice, el anarquismo Estatal era bastante fuerte.

  5. fernando valdes

    Luis Aboites Aguilar
    Colegio de México
    En la lectura se trata el tema de los impuestos que eran llamados alcabala, el cual fue un impuesto fijado y permitido por una cedula Real, que fue expedida en 1571 por parte de un lado virreinal iniciado el 1 de noviembre de 1574.
    El significado de alcabala es un impuesto que se realiza a las ventas y también a los trueques, fue de lo más importante referido a l teme de tributación en la época virreinal, esto permaneció aproximadamente un siglo.
    Las alcabalas siguieron en existencia y permanecieron durante el siglo XX y se convirtieron en una gran molestia para las autoridades federales, también en la lectura se menciona como se formaron las alcabalas del siglo XX.
    En la lectura también habla acerca del ISIM que era el impuesto sobre ingreso mercantil, con esto se quería remplazar el impuesto federal por otro impuesto, también se quería que fuera el único dentro del sector nacional en el tema de las transacciones mercantiles.
    El ISIM fue algo muy importante para el gobierno ya que ayudo a la modernización de la hacienda publica por medio de la imposición del modelo fiscal liberal, esto quiere decir que es un sistema que ayudara al mercado libre en todo el mundo.

  6. Organización y desarrollo de las finanzas públicas.
    En México se presenta durante la última década del siglo XIX hasta al año de 1929, se presenta un cambio en el origen de los recursos con los que contaba el estado, durante este periodo, la importancia de los recursos provenientes de los impuestos al comercio exterior disminuye. Durante el siglo XIX una de las fuentes mas importantes de recursos para las finanzas públicas fueron los impuestos que se cobraban al comercio exterior, dado la incertidumbre y la organización administrativa que se vivía en el país, se imposibilito buscar otras fuentes de donde provinieran los recursos, por lo que la participación de los impuestos al comercio exterior era alta, ya que más fácil gravar la entrada de mercancías que gravar el ingreso. Otro de los factores que posibilitó que el gasto del gobierno se financiara con impuestos, fue que los préstamos provenientes del exterior estaban cancelados, por lo que no se podía disponer de ellos; fue hasta fines del siglo XIX, justo en el período del porfiriato que la importancia de los ingresos provenientes de aranceles, comenzó a disminuir, esto porque las fuentes de ingresos se diversificaron como fue el impuesto del timbre, se pudieron pedir prestamos, ya que se negocio la deuda externa, lo que permitió diversificar los ingresos del estado. A partir de este periodo, los aranceles pasan a servir a incentivar el desarrollo de la industria, esto porque se utilizaron para gravar con altas tasas arancelarias los bienes finales y de consumo, pero tasas bajas a bienes de capital, esto incentivo al desarrollo de la industria y protegió a los productores nacionales, otro de los factores que permitió esto fue la depreciación de la plata, que abarato las exportaciones y encareció las importaciones, esto llego a su fin cuando se adopto el patrón oro.
    En la etapa que siguió a la revolución, la estructura arancelaria se modificó para contrarrestar los procesos inflacionarios generador por la emisión de dinero por parte de cada fracción revolucionaria, es durante esta década que se forma la comisión de aranceles, la cual permitió involucrar los interés del gobierno y de los productores nacionales, esto permitió delinear la política arancelaria, este cambio en la estructura tributaria con menos dependencia a los recursos provenientes del comercio exterior definió la estructura que permitió la industrialización en los años treinta.
    No solo México muestra este comportamiento en la estructura tributaria, los países latinoamericanos por lo general tuvieron un desarrollo similar.
    El estudio de las fuentes de ingreso del estado mexicano y por consiguiente de las finanzas publicas, durante el final del siglo XIX hasta el año de 1929, permite conocer cuales fueron las dificultades a la hora de recaudar y por consecuencia la limitación de este a la hora de intervenir en la economía, lo que posiblemente limito el desarrollo de la economía nacional durante este periodo, antes del porfiriato, el cambio de la estructura tributaria en la ultima década del siglo XIX, permite conocer cuales fueron los primeros intentos de industrialización del país, los cuales sirven de base para la industrialización que se da en la década de los años treinta en nuestro país, así como poder analizar como fue que se dio el desplazamiento de los impuestos al comercio exterior durante finales del siglo XIX, a través de la diversificación de las fuentes de donde provenían los ingresos y conocer como se dio el proceso de negociación de la deuda externa, a partir de lo cual el país pudo obtener recursos para financiar sus gastos.
    Márquez, Graciela. 2005 “Aranceles a la importación y finanzas públicas: del porfiriato a la crisis de 1929”, en Luis Aboites y Luis Jáuregui (coords.), Penuria sin fin. Historia de los impuestos en México, siglos XVIII-XIX, 141-160. México: Instituto de Investigaciones Dr. José María Luis Mora.

  7. Sergio Cortès Suàrez

    ALCABALAS POSPORFIRIANAS. MODERNIZACIÓN TRIBUTARIA Y SOBERANÍA ESTATAL
    Luis ABOITES AGUILAR
    Este documento que muestra Aboites concierne al sistema tributario que se ha ejercido a lo largo de la historia. Sus antecedentes que se toma como el Porfiriato y después de este periodo, es decir durante la sustitución de Importaciones.
    En realidad la situación de recaudación por parte del gobierno no ha sido del todo deseable y positiva para un desarrollo económico. Pues sus antecedentes de recaudación son excesivos ya que existían las alcabalas, que eran impuestos al interior del país por cuestión de entrada y salida de cada estado. Esta situación llevo a generar problemas con la situación de cada estado y de la imposición del Estado al querer obtener más ingresos.
    Para el caso de las alcabalas su tardío y retrograda proceso, lo único que provoco fue un freno en el intercambio y movilización de estas mercancías internamente, pero también trajo consigo un disgusto de los estados hacia el gobierno federal y su supuesta democracia.
    Lo que se tiene que ver es para qué sirven los impuestos y que beneficio se han obtenido de estos. Pues existen diversas teorías que proponen la supresión de los impuestos ya que lo único que hacen es frenar el desarrollo de la economía, si bien es cierto todas estas teorías son clásicas pues ya que al final el único que se ve en cierta formas perjudicado de estos impuestos es el consumidor final. Pero en si estos impuestos son atribuciones para el beneficio de todos pues lo que el Estado intenta es una mejor distribución de la riqueza, ya que con estos se cubre todo lo que el Estado proporciona como es infraestructura, educación, salud, etc.; todos estos servicios que el Estado proporciona son en teoría debidos a esto impuestos.
    En conclusión se puede decir que el sistema tributario es muy inexperto y esto le ha traído muchos problemas con los distintitos cambios en las instituciones. Pues lo único que ha llevado estos cambios institucionales es un desordenamiento de lo que se recauda, pues al ser una republica democrática cada municipio, estado y el federal constituyen a la nación y cada uno tiene una cierta autonomía. Para lo que es en la actualidad la recaudación es casi nula, pues el único que recauda de una manera positiva es el gobierno federal con porcentajes por arriba del 80* por cien. Pero a pesar de la transformación de estos impuestos y de cómo el ISIM, paso a convertirse en el IVA se puede decir que los impuestos solo han sido una carga hacia la población y no se ha desarrollado una política fiscal eficiente que haga de la distribución de la riqueza más equivalente.
    *Datos de la OCDE

  8. Medina Cortina Eduardo.

    Seminario: Organización y desarrollo de las finanzas públicas.
    Aranceles a la importación y finanzas públicas: del Porfiriato a la crisis de 1929.

    Graciela Márquez.

    Durante la última década del siglo XIX y hasta finales de los años treinta del XX, la transformación de la fuente de recursos Estatales se transformó. Se dejaron paulatinamente de lado, los ingresos capturados por el gravamen al comercio exterior, hasta que durante el Porfiriato, el Estado había diversificado la base de su recaudación fiscal, la diversificación de dicha base, se logro por varios aspectos importantes, entre ellos, la necesidad de un Estado robusto para solventar las nuevas tendencias industrializadoras del país, el crédito del exterior se encontraba cancelado, entre otros. La nueva base fiscal del Estado, promovió un ambiente deseable para el crecimiento de la industria en México, pues protegía a los empresarios mexicanos, así como al proceso productivo

    En mi opinión, el principal motivo de la integración del modelo de recaudación fiscal que Mexicano de inicios del siglo pasado, surgió por la necesidad del Estado de sentires fuerte y en control de los sistemas tributarios Estatales, además de buscar proteger a los empresarios mexicanos y extranjeros con aras de alcanzar una industrialización sostenible, sin embargo, el enfoque de estos nuevos impuestos y la recaudación fiscal que de ellos emerge, no fueron distribuidos de la mejor manera. Pero además este modelo tributario comenzaba apreciarse con tintes liberadores del comercio internacional y la protección de los empresarios mediante la protección a su producción.

  9. Alejandro Hernández V.

    La lectura de Enrique Cárdenas titulada El mito del gasto público deficitario en México consiste en un análisis de la economía mexicana particularmente lo que comprende entre los años 1934-1956, haciendo énfasis en la cuestión del gasto público y la forma en que se financiaba el mismo. Del gobierno de Lázaro Cárdenas la política del Estado fue fuerte impulsando el crecimiento y el empleo ayudado por la constante intervención del Banco Central, impulsando la inversión en l infraestructura, referente a esto autores como Solís han denominado al periodo 1935-1956 como “crecimiento con inflación” ya que las políticas expansionistas estaban a costa de gasto deficitario y por la emisión de dinero. Ya desde 1932 se venía con la política de aumentar la cantidad de dinero en la economía, para 1936 la oferta monetaria era del 12% respecto del PIB, en el mismo gobierno había quienes no estaban de acuerdo en financiar el gasto público mediante la creación de dinero, esto se contrasta cuando se menciona que si bien la oferta monetaria aumentaba también lo hacia el PIB manteniéndose estable en términos relativos, durante el Gobierno de Lázaro Cárdenas se impulsaron programas sociales que si bien se financiaba con gasto público estos recursos se obtenían del creciente aumento de los recursos recaudados vía impuestos manteniendo un déficit muy pequeño cuando llegaba a existir, Hacienda también intervino aquí deteniendo en cuanto era posibles los gastos que no eran susceptibles de ser financiados con la recaudación fiscal, la inflación presentada para los años 40s se debió principalmente a las causas externas propiciadas por la guerra que derivo entre otras cosas en la entrada de capitales al país, un cuadro del texto que bien sirve para observar cómo se comporto el déficit durante estos años muestra que el déficit-superávit entre 1940-1950 no paso de -505 a 183
    Opinión: Resulta importante considerar el comportamiento de la política monetaria para poder financiar un crecimiento sin desarrollar procesos inflacionarios como en este periodo, un hecho fundamental que permitió expender la política monetaria fue el constante incremento de la recaudación fiscal, misma que se redistribuía a través de los distintos programas sociales o en su defecto en las obras de infraestructura. El comportamiento del gobierno fue ejemplar, al menos en lo que se refiere a gastar lo que no tenia, es decir, no tomaba recursos inexistentes para cumplir sus funciones, se limitaba a lo que disponía evitando sobreendeudamientos que llevaran a un problema en la economía, trato de expender el gasto público en la medida que le fue posible, la actuación coordinada de las instituciones como el Banco Central y Hacienda permitieron un control tanto de política monetaria, recaudación fiscal y gasto público.

  10. DIEGO VÁZQUEZ

    ARANCELES A LA IMPORTACIÓN Y FINANZAS PÚBLICAS: DEL PORFIRIATO A LA CRISIS DE 1929. (GRACIELA MÁRQUEZ)

    En el siglo XX, los aranceles fueron uno de los principales instrumentos que utilizaron los gobiernos de las economías en desarrollo para proteger a la industria local y fomentar la sustitución de importaciones. La autora nos presentan distintos resultados de investigadores los cuales nos dan hay una relación positiva entre el grado de desarrollo y los ingresos fiscales. A mayor crecimiento del PIB, mayor será la recaudación tributaria. El PIB no es el único factor que explica la evolución de los impuestos. También a medida que las economías se modernizan y se abren al resto del resto del mundo, los impuestos indirectos en general, y sobre el comercio exterior en particular, tienden a dominar la recaudación fiscal. La concentración geográfica también es una de las razones por las que los gobiernos favorecen los impuestos al comercio exterior. Los puntos de entrada y salida de mercancías de y hacia el resto del mundo suelen estar bien definidos y contar con los apoyos administrativos suficientes para hacer efectivos los gravámenes que pesan las exportaciones y las importaciones.
    Cuando se empieza la formación de los estados nacionales, la inestabilidad y la debilidad política de los gobiernos favorecen a que las fuentes de ingreso se concentren en impuestos al comercio exterior. Es común que cuando hay un gobierno “débil” políticamente, estos se vean forzados a tener alianzas con grupos económicos al interior.
    A lo largo del siglo XIX una de las fuentes de ingreso más importante para las finanzas públicas mexicanas fueron los impuestos al comercio exterior. El estancamiento económico, la desorganización administrativa y la inestabilidad política hicieron fracasar las fuentes internas del ingreso. Esto hizo que poco a poco se perdieran las distintas fuentes de ingresos con lo que, al final, sólo las aduanas eran fuentes seguras de ingresos públicos. En el porfiriato hubo distintas reformas que provocaron la ira de los diferentes grupos de interés que defendían protección para ellos. Algunos productores manufactureros exigían protección arancelaria para poder competir con los productores extranjeros. En 1887, el presidente Porfirio Díaz, emitió un nuevo arancel con el fin de impulsar una reducción arancelaria. Durante la mayor parte del siglo XIX, los gobiernos mexicanos financiaron sus gastos únicamente con recurso tributarios. Esto permitió al gobierno de Díaz ampliar las fuentes potenciales de ingreso y dar mayor libertad a la política presupuestal. En 1891 Díaz emitió un nuevo arancel que favorecía a la sustitución de importaciones; el diseño del arancel redujo la dependencia de los impuestos al comercio exterior y, ahora, dio libertad a la política comercial. Los productores de la época eran favorecidos por el proteccionismo no arancelario que les hacia disminuir sus demandas de aranceles más altos originadas por el tipo de cambio.
    Si bien la depreciación de la plata produjo un efecto proteccionista, también produjo un efecto de disminución en la protección de los aranceles. Con la adopción del patrón oro en mayo de 1905, la protección derivada del tipo de cambio llega a su fin. Los aranceles recobraron su papel como fuente de protección a los productores internos.
    En mi opinión, las distintas fuentes de ingreso del gobierno federal rompieron su dependencia de casi todo el siglo XIX. Aunque se atraviesa el periodo de la revolución, la tendencia de la participación de los impuestos al exterior bajó. A pesar de eso en la época de Díaz se consolidó una política arancelaria favorable a la sustitución de importaciones. Durante la revolución también fue un periodo de cambio en este aspecto. Se redujeron las tasas de bienes de consumo para así poder abatir la carestía. En general se tomaron buenas decisiones para fortalecer y proteger el mercado interno pero no se siguieron las políticas óptimas para poder desarrollarnos y crecer a mayor medida que los distintos países latinoamericanos y sobresalir de ellos.

  11. Luis Antonio Trinidad Martínez

    En el trabajo de Aboites se nos presenta el problema que surgía con los Estados puesto que estos no querían desaparecer las alcabalas a pesar de que el presidente en turno hacia lo posible para que la medida fuera aplicable a todos los Estados de la Republica Mexicana mediante una propuesta, la cual, buscaría otorgar mas recursos a estos Estados que no aceptaban tal desaparición, es decir, hacer caso a las peticiones de estos Estados ya que argumentaban que no eran privilegiados y que por eso no aceptaban lo que se les proponía. La propuesta era suprimir las alcabalas e implementar un nuevo impuesto que seria lo que ahora conocemos como el impuesto sobre la renta.

    Si tomamos en cuenta la anarquía de la que habla el autor en el texto podemos ver que prácticamente era una lucha de intereses aunado a un reparto inequitativo del ingreso que se obtenía, por decirlo así, generalmente sobre los ingresos que las alcabalas le daban a cada uno de los Estados. Si los Estados no se sentían seguros con la propuesta muy difícilmente iban a aceptarlo y el Gobierno tendría que valerse de una mejora en la propuesta para convencerlos.

    Pasando a otro tema, convencidos de que al final de cuentas los Estados terminaron por suprimir las alcabalas, podemos decir que la propuesta de fijar un impuesto a la renta fue una solución con grandes beneficios, esto porque si suponemos que la gran parte de la población es remunerada la recaudación iba a ser mayor, también porque así los precios de los productos que eran afectados por las alcabalas tenderían a disminuir y por ende habría mas acceso a ellos si es que en algún momento la población se pudo ver afectado.

  12. David Alejandro Martínez Herrera

    ALCABALAS POSPORFIRIANAS.
    MODERNIZACIÓN TRIBUTARIA
    Y SOBERANÍA ESTATAL
    Luis ABOITES AGUILAR

    Modernidad fiscal para 1970¿?, parece que la lecura refleja bien el daño que generaba al estado las alcabalas cobradras en los diferentes estados a diestra y siniestra (desde la dictadura de Porfírio Díaz), hay un cuadro dentro de la lectura me parece, llega al grado de volverse ridículo como captación de recursos fiscales.

    Parecería tiene, similitud con esa imagen historica del mercantilismo Europeo, sin embargo me hace pensar ¿hasta que punto se vuelve contrapoducente una política o muchas políticas fiscales mal planeadas? creo Aboites expone claramente , los maleficios ocasinados por una circulanción de mercancias distorcionada, y los beneficiarios (que son pocos) las cosas funcionen así.

    Respecto a los gobiernos, nunca he entendido el porque somo un país que no cobra impuestos fuertes o como debería, a los productores privados internacionales y nacionales.

    Sin embargo todo el efecto casí siempre lo tendemos a recentir los consumidores, lectura que a mi parecer demuestra lo perjudicial de no haber una hacienda pública encargada de la regulación de los impuestos, y la descentralización de deciciones por estados de cualquier magnitud. acerca de cobrar lo que les convenga,

    sin embargo sin impuestos el estado creo yo no tendría razón de ser, ni mucho menos existir.

  13. Primero Briseño Lucero

    Alcabalas posporfirianas. Modernización tributaria y soberanía estatal.

    Luis Aboites Aguilar.

    El autor nos indica como es que era el sistema tributario durante el periodo inmediato después del porfiriato. Nos empieza diciendo lo que es el impuesto de alcabala hasta el año de 1971; que eran impuestos al interior del país por cuestión de entrada y salida de cada estado de diferentes tipos de productos y mercancías. Estos impuestos implementados antes del porfiriato crearon conflictos internos del país por la inconformidad de los estados al ver como el gobierno quería hacerse de más recursos, durante este periodo se intento quitar pero por la revolución se siguió implementando, no fue hasta el año de 1971 donde se logró abolir a este tipo de impuesto.

    Se dio la creación del ISIM que estaba regulado por la Secretaría de Hacienda el cual era una forma de tributación para eliminar las trabas que implicaban las alcabalas, y sustituyó el uso del timbre, para mejorar y unificar la recaudación y acabar con todas las anomalías que existían con las alcabalas.

    Los estados aceptaron acabar con las acabalas ya que el gobierno les ofreció mayores ingresos que lo que se recababa con esta a cambio de que dejaran de lado sus nivel arancelarios, esto para buscar el libre mercado interno que a la larga se esperaba que favoreciera de una forma enorme el crecimiento del débil mercado interno.

    A mi parecer el gobierno a través de loa años va a ir implementando nuevos tipos de recaudación fiscal, casi todo es lo9 mismo pero con diferente nombre, así que no debemos desacostumbrarnos a pagar de más por todo.

  14. Carlo Rodrigo López Carbajal

    ALCABALAS POSPORFIRIANAS.
    MODERNIZACIÓN TRIBUTARIA
    Y SOBERANÍA ESTATAL1 de Luis Aboites
    La recaudación fiscal ha presentado cambios notables en su estructura. Considerando los antecedentes del sistema de la persistencia de alcabalas que significa el impuesto a la circulación y al consumo mediante los impuestos reales, el aparato de recaudación fiscal no se encontraba modernizado por el mantenimiento de los sistemas basados desde la etapa colonial, que nunca fueron eliminados del todo. En el desarrollo capitalista, este sistema fue deteriorando el conflicto en la relación entre la federación y los estados. La respuesta a esto fue la creación desde 1940, que se consolidó en 1971 del impuesto sobre ingresos mercantiles que llegó como regulador y modernizador de la Hacienda Pública que con esto contribuía a la federalización del impuesto a diferentes bienes y a establecer normas contra la defraudación fiscal. Esta entidad recaudatoria buscaba la mejora del ingreso fiscal ahora gravable basado en declaraciones de los causantes y la organización política. En este último aspecto se busco la no sustitución de un cierto tipo de impuesto sino a ordenar y unificar el sistema tributario. Con este sistema de participaciones, se perdió el negocio para la tesorería estatal que se llevaba a cabo por la soberanía en materia de recaudación fiscal.
    Por esta misma razón ellos consideraban mejor la opción de derechos locales en lugar del mecanismo de participaciones, pero esta conducta conducía al crecimiento de pobreza en haciendas públicas de estados, al no aceptar el nuevo sistema de participaciones que su aceptación total fue duradera. La modernidad del sistema de alcabalas se explica por los efectos producidos en el porfiriato (que tenía un gobierno autoritario y por lo tanto, tal como se plantea, un sistema tributario de impuestos reales o impuestos indirectos en la circulación y el consumo) de grandes ingresos en el ahorro público que traía consigo un superávit en la cuenta pública. Sin embargo el desarrollo económico capitalista no permite la continuidad de las alcabalas debido a la importancia de la diversificación de los mercados y al patrón de acumulación de libre mercado y no de industrialización, creando barreras al comercio.

  15. Eduardo Castillo Robles

    Referente al artículo de Luis Aboites Aguilar que habla de la frase usada por el presidente de la República Luis Echeverría acerca de la extinción definitiva de las alcabalas (impuesto a la circulación, compra y venta de mercancías) en todos y cada uno de los Estados con una retrospección descriptiva de dichas alcabalas al siglo XIX. Se buscaba sustituirlas por el llamado ISIM, impuesto sobre ingresos mercantiles.
    También se realizaría un cambio con la Secretaría de Hacienda en la recaudación tributaria, ofreciéndose mayores ingresos y prosperidad, los Estados que no aceptaron “defendían una fuente de ingresos en declive”.
    Este acto se había venido gestando desde el año de 1870 y en 1947 14 estados no accedieron a esta norma, continuaron usando el antiquísimo timbre comercial, que mas tarde se trataría en el texto como una herramienta moderna.
    La modernidad de ellas reside en que cada vez se empobrecían más los Estados de la República, y “con esa política el propio régimen que combatía la alcabala abría las condiciones para su persistencia” (pp.21). De igual modo “las alcabalas del siglo XX deben verse como indicio de la restructuración del poder político del país luego de la Revolución de 1910” (pp. 23).
    Ciertos puntos que no favorecieron la abolición de la “anarquía fiscal” fueron dados por la misma SH en su renuencia a la cooperación con la recaudación de las entidades, contradiciendo la segunda convención fiscal.

    En particular estas cuartillas me parecieron una lectura tratada de manera interesantemente estructurada aunque no me considero “fan” de los artículos que conforme se desarrollan modifican la 1a hipótesis planteada. Durante el texto se dieron saltos desde el análisis de una frase incluída en el informe de gobierno hacia un enfoque descriptivo históricamente de la alcabala y finalmente el estudio medular del cambio en la recaudación fiscal.

  16. José Ernesto Aldana Vizcaíno

    Aboites Aguilar, Luis. “Alcabalas porfirianas. Modernización tributaria y soberanía estatal”.

    El documento escrito por Luis Aboites tiene como propósito el estudio de los impuestos establecidos por los gobiernos estatales y municipales que mostraron cierta renuencia a pactar la delegación de sus facultades recaudatorias a la federación. El autor hace especial énfasis sobre la declaración, en 1971, de Luis Echeverría, acerca de la supresión definitiva de las alcabalas. En efecto, parece extraño que ya en las décadas finales del siglo XX, el presidente de la nación haga alusión a métodos recaudatorios tan antiguos, y desde cierto punto de vista, poco óptimos. ¿Qué llevó a los estados a implantar este tipo de gravámenes? El esfuerzo del gobierno federal por consolidarse como un centro político lo suficientemente fuerte para cohesionar las facultades administrativas de toda la nación, lo llevó a apropiarse de las fuentes de ingreso más rentables. Cuando en 1948 se implantó el impuesto sobre ingresos mercantiles, se dio un enorme paso en la dirección de la perpetuación de la hacienda federal, pues se trataba de un impuesto que tasaba la compraventa con base en declaraciones de los consumidores. No obstante, 14 estados se negaron, por más de 20 años, a reconocer el gravamen. Los estados que sí cooperaron, delegaban la recaudación al poder federal a cambio de una mayor cuota de participacioines (que eran transferencias del fisco federal a las haciendas estatales). Así, el gobierno combatía la llamada “anarquía fiscal”. Las fuentes de ingreso locales habían sufrido ya otras mermas, como la reducción en la recaudación del impuesto predial ocasionada por el reparto de tierras, o los ingresos que se habían dejado de percibir algunos estados por la federalización de la minería o la electricidad. Por ello, algunas entidades consideraron que la compensación en forma de participaciones no cubría todos los ingresos que se dejarían de percibir directamente, y en vez, decidieron imponer gravámenes propios, que en ocasiones poseían características alcabalatorias, y que frecuentemente se interponían en el camino de la integración regional y nacional a través del libro comercio.

    Tal parece que actualmente, la Hacienda Federal ha alcanzado los objetivos que se planteaba desde la primera mitad del siglo pasado. Hoy en día son pocos los estados cuyos ingresos propios representan montos considerables. Las haciendas municipales se encuentran en situaciones deplorables, y algunas entidades federativas dependen casi totalmente de los ingresos por participaciones federales. Cada año, antes de la aprobación del presupuesto de egresos, tiene lugar, en el Congreso de la Unión, un desfile de gobernadores que tiene como principal finalidad la obtención de una mayor cuota de ingresos provenientes del hacienda federal. Ocasionalmente, el poder de convencimiento de cada gobernador y/o de ciertos grupos de agentes económicos, o incluso el hecho de que el gobierno estatal pertenezca a cierto partido polítco, pueden llegar a ser determinantes en la asignación del presupuesto a cada entidad federativa. Son pocas las entidades, entre ellas el Distrito Federal, cuya situación recaudatoria les brinda cierto grado de autonomía respecto de la federación. Aparentemente se ha incrementado la eficiencia recaudatoria, entre otras cosas, por la congruencia de los métodos para llevarla a cabo a lo largo del país; además, la hacienda federal, dado su tamaño, posee el poder coactivo necesario para asegurar el flujo de ingresos tributarios. Sin embargo, gran parte de la magnitud del fisco se debe a los ingresos petroleros, cuya realidad es por demás conocida. Año con año se crean nuevos impuestos que parecen responder a intereses exclusivamente coyunturales, pues no resuelven los verdaderos problemas del sistema recaudatorio en México. La necesidad de una reforma fiscal es, por demás, evidente.

  17. Martínez Pérez Gustavo

    “El mito del gasto público deficitario en México”
    Cárdenas

    La lectura de Cárdenas nos muestra, con respaldos estadísticos, cual fue realmente el funcionamiento del gobierno en cuanto a su gasto y sus egresos durante el periodo de 1934 y 1956, demostrándonos que este gasto publico- en programas sociales y la creación de infraestructura- no fue la causante esencial del periodo inflacionario que se presentó en los años mencionados.
    Como lo menciona Cárdenas , a lo largo de los años se ha presentado un mito respecto al gasto gato público del periodo mencionado anteriormente, pues se le adjudica que la expansión de éste, mediante políticas monetarias y fiscales expansivas, fueron las causantes de una inflación creciente. Sin embargo, el autor nos desmiente este mito mostrándonos que si bien se dieron crédito por parte del Banco de México a la Secretaria de Hacienda, créditos que sobrepasaban el monto máximo establecido por la Ley de Banco de México, estos no fueron los generadores esenciales de la inflación. Los créditos que Banco de México otorgaba a la Secretaria de Hacienda, se hacían mediante el incremento de circulante en papel moneda en la economía, aumentando así la base monetaria y con ello la oferta monetaria nominal y real de la economía. Sin embargo, este incremento real e incluso nominal de la oferta monetaria no era tan drástico como se ha creído, puesto que el crecimiento de ésta crecía junto con el PIB, y si bien se experimento un incremento de precios drásticos durante 1934 a 1940, se debió a los choque externos, tales como entradas de capitales y remesas consecuentes de la segunda guerra mundial. Incluso tomando en cuenta que la Ley de Banco de México, misma que establecía el monto máximo del crédito otorgado al gobierno federal- se modificó en 1936, pasando a multiplicarse el monto, y que el gobierno hizo desde entonces uso del tope máximo de estos créditos; no fueron los causantes de la inflación. Esto es porque a medida que el gobierno aumentaba su gasto aumentaba el crecimiento económico y con ello los ingresos tributarios que éste recibía. El aumento de ingresos le permitía al gobierno hacerle frente a su deuda con Banco de México. Esto demuestra que la política monetaria expansiva fue totalmente efectiva, pues a la vez que conllevaba a una política fiscal (gasto de gobierno en infraestructura y subsidios) permitía un crecimiento económico.
    Para el periodo de 1940 1956, fueron los mismos choques externos los que hicieron de la inflación creciente una característica constante de este periodo, pues factores como la continuación de la segunda guerra mundial y la guerra de Corea conllevaron a que se presentara un inflación importada, pues el autor nos demuestra que las políticas monetaria y fiscales expansivas fueron, en sí “sensatas” y conservadoras y que, por el contrario permitieron contrarrestar las consecuencias de una inflación mayor como consecuencia de estos efectos externos.

  18. Miguel Angel Cruz Posadas

    El mito del gasto publico deficitario en México, 1934-1956.
    Enrique Cárdenas S.

    El objetivo principal de la lectura es apelar la percepción de que solo a través del gasto público financiado con aumento de oferta monetaria ha sido posible generar crecimiento económico, que necesariamente conlleva a la inflación. Se trata de llegar, bajo evidencia estadística, al hecho de que las autoridades hacendarias y monetarias lograron impulsar el crecimiento económico sin recurrir al déficit publico excesivo o aquel impulsado por la emisión de dinero o al endeudamiento externo.
    Cárdenas desarrolla el tema explicando los mitos y realidades de la historia económica mexicana en este periodo, empezando con el mito que origino una percepción errónea que poco a poco aclara, esta es que: “Las autoridades financieras, (…), utilizaron a las políticas monetaria y fiscal para expandir la economía. Ello generó crecimiento, pero sobre todo alimentó la inflación”. Declarando como un mito infundado pues las autoridades respectivas se comportaron de una manera efectiva y ciertamente exitosa tratando de contrarrestar los choques externos que fueron la principal fuente de la inflación.
    El origen de este mito se debió a la política expansionista de Lázaro Cárdenas que tuvo que ser financiada por los créditos que otorgo el Banco de México al gobierno federal, que estaban por encima de lo que le permitía la ley; lo cual conllevo a la devaluación de 19328. Sin embargo, este sobregiro del gobierno federal fue relativamente pequeño y no era utilizado en su mayoría para financiar el gasto público, este se financio solo con el aumento de la recaudación fiscal y esta presento variaciones entre déficits y superávits, pero que eran tan pequeña la diferencia entre ellos que en el largo plazo presentaban un equilibrio.
    La inflación, por su parte, fue causada por los choques externos; como la segunda guerra mundial y sus consecuencias, así como por la guerra de Corea, y en determinados periodos de los años cuarenta por la entrada masiva de capitales y de remesas. Lo cual provoco un aumento en la base monetaria y a su vez en las reservas internacionales, con lo cual las autoridades financieras intentaron esterilizar las entradas extraordinarias de dólares para reducir el impacto negativo.
    Durante el periodo analizado se presentaron en general políticas fiscales expansionistas y políticas monetarias compensatorias. Pues el déficit más alto alcanzado en 1948 represento el 1.6% del PIB y la inflación promedio fue del 9% sin eliminar los años de los choques externos, eliminando estos años se alcanza una inflación promedio anual del 6.7% anual.
    Por lo cual Cárdenas concluye que este periodo conocido como de “crecimiento con inflación” se mantuvieron déficits fiscales limitados y una política monetaria activa que contrarrestaba los choques externos, pero no financiaba el déficit público.

  19. Sayzetti S. Balderas Zamorano

    ALCABALAS POSPORFIRIANAS.
    MODERNIZACION TRIBUTARIA Y SOBERANIA ESTATAL
    El autor nos dice que hubo tres intentos por extinguir las alcabalas uno por medio de la constitucion y los otros por discrursos de presidentes.
    en el 71 se buscaba la eliminacion de las alcabalas para sustituirlas por el ISIM que era el impuestos sobre ingresos mercantiles, pero nos dice que habia 14 entidades que por mas de 20 años se reusaron a adoptar el ISIM, dentro de estas entidades se encontraban los estados mas ricos y ppbres de la republiva mexicana pero las razones para rehusarse al ISIM fueron muchas pero destacan que la fuente de oingresos de los estados estaba en declive, era un mal negocio para las tesorerias locales ademas de que sentian que afectaba con su soberania.
    con el ISIM se buscaba la unificacion de un impuesto a la compraventa regulado por una sola institucion que era la secretaria de hacienda que tenia dos objetivos uno era el de estinguir el timbre para que elISIM fuera aceptado y la otra ya mencionaba la unificacion del impuesto.
    por lo que para 1922 ya se habia fijado a los estados que se tenia que pagar, la cuota del ISIM era del 33% del que 18% era para la federacion y 15% para los estados pero los estados no estaban de acuerdo porque decian que el pago de las aportaciones era tardio, ademas de que aunque ya se habia fijado un impuesto en muchos lados no se respetaba, el cobro del impuesto no solo era para mercancias basicas sino tambien para peliculas y otras cosas que se observan en la tabla que Aboites presenta.
    ademas de que dice que apesar de que se trataron de quitar las lacabalas nunca fue posible de hecho aumento su importancia durante la revolucion y despues de ella y sobre todo creo que aboites nos indica la centralizacion de la recaudacion en pocas prsonas.

  20. Luis Galvan Dominguez

    ALCABALAS POSPORFIRIANAS
    MODERNIZACIÓN TRIBUTARIA Y SOBERANÍA ESTATAL
    LUIS ABOITES AGUILAR

    La lectura nos habla sobre el impuesto de las alcabalas, que era un impuesto que se aplicaba a todas las ventas o trueques que se realizaban.

    Este impuesto se comenzo a aplicar en la epoca del virreinato y que permanecio hasta el siglo XX. Pero con el pasar de los años este impuesto iba produciendo una inconformidad de los estados hacia el gobierno, ya que lo unico que producian estos impuestos era corrupcion y una lenta comercializacion de las mercancias dentro del pais.

    Años mas adelante aparecio el ISIM el cualera una forma de tributacion que buscaba eliminar los obstaculos que generaban las alcabalas y por otra parte se trataba de mantener conformes a los estados, pero esto no funciono y el problema de inconformidad entre estados y gobierno crecia cada vez mas.

    No fue sino hasta los años 70’s que se dio fin de una vez por todas a este impuesto de las alcabalas, que lo unico que generaba eran problemas para la economia.

  21. Flores Vázquez Thalia

    “Alcabalas porfirianas. Modernización tributaria y soberanía estatal”. Aboites Aguilar, Luis.

    Esta lectura tiene como propósito el estudio de los impuestos establecidos por los gobiernos estatales y municipales que mostraron cierta renuencia ante la federación; nos habla de las alcabalas y nos hace mención a que existieron 3 intentos para tratar de extinguirlas donde la primera fue mediante la constitución y posteriormente mediante los discursos de los presidentes.
    Un punto importante que se menciona es que en 1971 se dio la declaración de Luis Echeverría buscando eliminar definitivamente las alcabalas para sustituirlas por el Impuesto Sobre Ingresos Mercantiles (ISIM), sin embargo 14 estados se negaron por más de 20 años a aceptar el ISIM, es importante mencionar que dentro de estos estados se encontraban desde los más ricos hasta los más pobres de la Republica los cuales no aceptaban dicho impuesto debido a que su fuente de ingreso estaba en declive, es importante mencionar que con el ISIM lo que se buscaba era la unificación del impuesto a la compraventa que era regulado solamente por la secretaría de hacienda la cual tenía como objetivo quitar el timbre para que así fuera aceptado el ISIM.
    Fue así como posteriormente se fijo a los estados una cuota del ISIM la cual era del 33% donde el 18% era destinado para la federación y el 15% restante era para los estados, un aspecto relevante es que aunque el impuesto ya había sido fijado no se respetaba pues dicho impuesto no se cobraba solamente a bienes de consumo básico sino también a otras mercancías.
    Finalmente el autor nos hace mención a que los intentos por quitar las alcabalas fue fallido pues nunca fue posible eliminarlas al contrario con el paso del tiempo aumento su importancia.

  22. romero ramirez victor antonio

    Alcabalas Posporfirianas. Modernización tributaria y soberanía estatal.
    El tema central de la lectura es que las alcabalas en el siglo XX, lejos de ya no estar vigentes, o expresar el conservadurismo que representó en ciertos sectores sociales, aun estaban vigentes y eran alcabalas modernas que seguían cobrándose en muchos estados de la república mexicana. Representaban para los gobiernos locales una fuerte entrada de ingresos.
    Dichas prácticas se generaron a través del proceso de concentración de la riqueza tributaria en manos federales. El texto parte del problema de la organización política, del cómo se podría organizar un país comenzando por una estructura fiscal que dependiera del cobro de impuestos ya que no se encontraba otra forma de financiamiento, no podía pedir prestado por la inestabilidad militar que se había suscitado durante periodos pasados, ósea, que no era sujeto de crédito el país.
    Ahora bien los objetivos del ISIM eran fomentar la concentración de la riqueza tributaria en manos federales, lo cual generaría una mejor relación de los estados con el fisco, fomentaría el desarrollo económico, se extinguiría el impuesto del timbre, se mejoraría la recaudación de impuestos, y evitaría la corrupción y por último se unificaría el sistema tributario a nivel nacional, dando el poder máximo a la federación de tener el control del país.
    Ahora la relación del por qué catorce estados de la república no aceptaban el ISIM, era porque sus intereses de los gobiernos estatales y locales, dependían de esas alcabalas que les permitiera tener financiamiento y proteger sus comercios. Porque la SH. Se tardaba en pagar las participaciones a los estados y por que la incorporación a un impuesto federal podía resultar un pésimo negocio para las tesorerías locales. La organización política tenía que recurrir a recuperar el orden fiscal, ya que los problemas ya mencionados se agudizaron más al término de la segunda guerra mundial, el ISIM modernizaría la hacienda pública favoreciendo al libre mercado en el país.
    El problema de la centralización del poder tributario en manos federales que se presentó durante dicho periodo fue un problema debido a que en dicho periodo se tenía que fomentar el libre mercado para la desfragmentación de los mercados, y tratar de que se incremente el comercio.

  23. Isabel Garcia

    “Aranceles a la Importación y Finanzas Públicas: Del Porfiriato a la Crisis de 1929”
    Márquez, Graciela
    Esta lectura reforzó y unifico las ideas vagas que tenia de la lectura pasada…
    Graciela Márquez hace mención en un punto muy importante, el comercio exterior.
    A principios del siglo XIX una de las fuentes mas importantes sino es que la única de obtener recursos para las finanzas públicas fueron los impuestos obtenidos en base al comercio exterior, tanto el estancamiento económico, la desorganización administrativa y la inestabilidad política provocaron debilidad en las fuentes internas del ingreso. Esto presiono al país a gravar aun las importaciones, ya que era la forma mas segura de obtener mayores ingresos.
    La recaudación de ingresos derivada del comercio exterior fue preponderante en esa época y no solo para México, también en otros países, donde la situación geográfica les favorecía aun mas, ya que las fronteras con las que estaban colindadas eran los puntos clave tanto para las exportaciones como las importaciones.
    Fue hasta fines del siglo XIX, en el Porfiriato donde comenzó a disminuir el ingreso proveniente de los aranceles, esto se debió principalmente porque las fuentes de ingresos se diversificaron como fue el impuesto del timbre, se lograron pedir prestamos, con la negociación de la deuda externa, permitiendo ampliar y transformar nuevos ingresos para el estado.
    El presidente Porfirio Díaz en 1887-1891, emitió nuevos aranceles con el fin de impulsar una reducción arancelaria, el diseño del arancel redujo la dependencia de los impuestos al comercio exterior y ahora se daba una libertad a la política comercial. Pero en ese momento los aranceles pasan a incentivar el desarrollo de la industria protegiendo a sus productores nacionales.
    Otro de los factores que permitió esto fue la depreciación de la plata, que abarato las exportaciones y encareció las importaciones, con la filtración del patrón oro, en mayo de 1905, la protección derivada del tipo de cambio llego a su fin.

  24. SANCHEZ DOMINGUEZ ANA KAREN

    ALCABALAS POSPORFIRIANAS.MODERNIZACIÓN TRIBUTARIA Y SOBERANÍA ESTATAL
    Luis ABOITES AGUILAR

    La alcabala es la punta del iceberg de una historia económica, política y social que está por hacerse. Varios problemas destacan, entre otros las guerras económicas y el contrabando entre entidades, del que por ahora se tienen más referencias vagas, leyendas y rumores que datos firmes. Otro más es cómo explicar la resistencia de las catorce entidades frente al ISIM. Como se sigue viendo hoy en día, la cuestión fiscal es una espléndida vía para abordarlo. En esta misma línea cabe preguntarse si no había otra opción para acabar con esta clase de gravámenes y en general con la así denominada anarquía fiscal estableciendo una coordinación entre impuestos estatales a la compraventa para acabar con las trabas a la libre circulación de mercancías.
    Varios delegados a la tercera convención fiscal sugerían esta vía. Al oponerse a la reforma constitucional propuesta por la SH en 1947, señalaban que era preferible llegar a acuerdos entre las partes y que la federación ayudara a los estados a modernizar sus sistemas hacendarios. Incluso criticaban el desinterés de la SH por colaborar con las autoridades locales. Tal comportamiento contradecía uno de los acuerdos de la segunda convención fiscal, que creó una comisión permanente justamente para llevar a cabo esa coordinación y para prestar el apoyo federal a las autoridades de los estados. Las deliberaciones en las legislaturas, las opiniones empresariales, la contratación de asesores, el empleo de la fuerza pública para imponer esos gravámenes, los favoritismos y corrupciones son otros tantos aspectos que se antojan imprescindibles. Asimismo, habrá que distinguir entre las alcabalas estatales y las municipales y ver de qué manera la tesorería estatal asfixió a las de los municipios, de tal suerte que los orilló a recurrir a los métodos más violentos. No hay que olvidar que en 1947, según la SH, en todas las entidades, salvo en Sonora, existían alcabalas.

  25. Tania B. Farfán Vera

    ARANCELES A LA IMPORTACIÓN Y FINANZAS PÚBLICAS: DEL PORFIRIATO A LAS CRISIS DE 1929
    Graciela Márquez
    Los impuestos al comercio exterior desempeñaron un papel importante en la estrategia de de industrialización de las distintas economías del mundo; ya que poco a poco, las aduanas se convirtieron en las únicas fuentes seguras de ingresos públicos.
    La lectura analiza el periodo del último cuarto del siglo XIX cuando el financiamiento del gobierno se debió prácticamente a los recursos tributarios, hasta la crisis de 1929 como un periodo de transición; con el objetivo de encontrar si existe un tipo de relación entre grado de desarrollo y dependencia fiscal a los impuestos al comercio exterior, tomando en cuenta que éstos dependen de alguna manera de la concentración geográfica.
    Además analiza la emisión de un nuevo arancel en 1887 y cómo reforzó el carácter proteccionista de éste mediante la reducción de las tasas impositivas sobre las importaciones de bienes intermedios y de capital, que habían marcado una protección adicional para los productores nacionales desde la caída internacional del precio de la plata y que tuvo su fin en 1905 con la adopción del patrón oro.
    Sin embargo, el arancel sufrió de otra modificación durante la administración de Carranza en 1916, ya que su objetivo principal se convirtió en disminuir las presiones inflacionarias y dio lugar a la formalización de la Comisión de Aranceles en 1925 y a la creación de una Comisión Técnica.
    Me parece interesante como Graciela Márquez muestra una relación entre el establecimiento de alianzas en los gobiernos débiles y la postergación para la aplicación de impuestos directos, además de cómo en el largo plazo esa dependencia fiscal genera grandes resistencias en el presupuesto público. Mientras que David Díaz Fuentes determina que los impuestos al comercio exterior pierden peso conforme aumenta el PIB per cápita.

  26. Irene García Avendaño

    Aranceles a la importación y finanzas públicas: de porfiriato a la crisis de 1929 de Graciela Márquez.
    Es preciso destacar que los impuestos al comercio exterior han venido jugando un papel importante a lo largo de la historia, a partir de la revolución industrial hasta nuestros días; cabe señalar que las fuentes de ingreso más importante para las finanzas públicas mexicanas fueron los impuestos al comercio exterior. La participación que tuvieron los impuestos al comercio exterior en el siglo XX, fue uno de los instrumentos que utilizó el gobierno de las economías en desarrollo para proteger a la industria local y fomentar la sustitución de importaciones.
    En materia económica se relaciona el grado de desarrollo con el producto interno bruto (PIB) per cápita, por lo que las economías en desarrollo el tamaño del sector externo era un factor importante para explicar el tamaño relativo de los ingresos del gobierno. A medida que las economías se modernizan y se abren al resto del mundo, los impuestos indirectos en general, tienden a dominar la recaudación fiscal.
    Los altos gravámenes a las exportaciones pueden ocasionar una pérdida de competitividad en los mercados internacionales y producir, una caída en los ingresos públicos. La excepción es, el caso de un país que goza de un monopolio de un bien, por lo cual el gobierno no puede obtener las rentas monopólicas al gravar la exportación.
    Los recargos a las exportaciones desaparecieron a finales del porfiriato. El gobierno mexicano se vio a depender de los ingresos provenientes de los gravámenes sobre las importaciones y exportaciones.
    La dependencia de los impuestos a las importaciones fue aumentando. Poco a poco las únicas fuentes de ingresos se localizaron en las aduanas. Durante la república restaurada a los primeros años del porfiriato, se alcanzaron los más altos niveles de dependencia de los impuestos al comercio exterior. Entre 1868 a 1892, representaron más del 50% de los ingresos públicos.
    En mi opinión, la dependencia de los impuestos a las importaciones ha ido teniendo una recaudación creciente a lo largo del tiempo, por lo que este impuesto ha ido aumentado. El patrón oro implica que ha tomado menor importancia en las importaciones. Otro factor que cabe mencionarse son las exenciones en algunos artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s